Tipos de rodillo en ciclismo, ventajas e inconvenientes

Hablemos de rodillos para hacer bicicleta en casa. Aún queda bastante para que se dé el momento, pero en unos meses que volverá el invierno esta época será la señalada para coger un buen fondo y estado de forma cara a la siguiente temporada.

Con la llegada del mal tiempo y el recorte de horas de luz, cada vez se hace más complicado salir a entrenar. Para adecuar nuestro cuerpo al esfuerzo y coger una base adecuada, una buena opción es el rodillo.

También puedes emplear una bici de spinning o indoor (más adelante te hablaré de estas bicicletas), pero hoy toca analizar los tipos de rodillos. Principalmente son dos: rodillo de rulos y rodillo fijo (este último con algunas variantes).

tipos de rodillo ciclismo

Sobre los rodillos en ciclismo

Un rodillo es básicamente un dispositivo que te permite utilizar tu bici de carretera o montaña como una bicicleta estática. Dependiendo de la complejidad del mismo puede ir variando:

  1. El ruido que el propio rodillo hace cuando lo usas (algo muy a tener en cuenta). Suele haber dos tipos de rodillo en este sentido: los magnéticos y los fluid. Son estos últimos los que tienen un funcionamiento más suave y silencioso.
  2. El número de funciones que presenta.
  3. Si tiene ciclocomputador o no, si es inalámbrico, si se pueden sincronizar y almacenar los datos tanto en el ordenador como en una nube especial o no.
  4. El número de vatios máximo al que te permite trabajar la máquina.
  5. Número de usuarios, sesiones de entrenamiento y modos de trabajo que almacena.
  6. Si puede utilizarse con las ruedas montadas o sin ellas, así como el tamaño que admite de las mismas.

En esencia hay dos tipos diferentes de rodillo:

  • Rulos. Son los rodillos más básicos y elementales. Se componen de varios rulos que están dispuestos como si fuesen una tabla.
  • Fijo. Es el que sale en la imagen de cabecera de la entrada. Es el tipo más habitual de rodillo, el más elaborado y a mí son también los que más me gustan.

Rodillo de rulos

rodillo de rulos
Estamos ante el rodillo clásico, pero también el más complicado de usar. Requiere de cierta habilidad sobre la bici, aunque según comentan los que lo han utilizado, una vez aprendes a manejarte sobre él aporta una sensación de realismo que no aportan los fijos.

Básicamente consiste en dos rulos para la rueda trasera y uno para la delantera. La distancia entre estos puede variar dependiendo del tamaño de la bicicleta. La tarea es pedalear sobre los rulos manteniendo el equilibrio.

A favor

  • La sensación de realismo al ir guardando el equilibrio.
  • Fácil instalación ya que solo hay que poner la bici sobre ellos. Además es compatible con todas las bicis.
  • Precio: son los más económicos.

En contra

  • Requiere aprendizaje de la técnica. No es el ideal para principiantes. Aunque es cierto que proporciona mayor habilidad sobre la bici.
  • No se puede perder la concentración del pedaleo por riesgo de caída.
  • Salvo en algunos modelos (de alta gama), no es posible cambiar la resistencia. Por lo tanto solo se puede rodar.

Rodillo fijo

Entre los rodillos fijos se pueden encontrar tres variantes principalmente:

El rodillo fijo simple o tradicional. La rueda trasera va sobre el rodillo sujeto por el eje. Dicho rodillo contiene una serie de resistencias que regularán la intensidad del entrenamiento (para hacerlo más duro o más suave al rodar), que bien se pueden controlar por una consola inalámbrica o cableada.

Dependiendo del modelo y marca, serán compatibles con más o menos tipos de bicicletas (29″, 27,5″ o 26″ para montaña, de carretera, etc.).

El rodillo interactivo. Usa el mismo sistema que el primero (es decir, estéticamente son iguales) pero con la particularidad de que los datos se trasmiten a una aplicación la cual simula carreras como etapas del Tour o competiciones con otras personas.

Estos entornos de realidad virtual en los últimos años son toda una tendencia y aunque el más popular de ellos es Bkool, el resto de marcas lo han estado implementando con bastante éxito.

Pueden simular o bien un entorno más bien parecido al de un videojuego o también con imágenes tomadas de lugares reales (tratando de simular la ruta tal y como la verías si estuvieses en un sitio señalado).

Rodillo de transmisión directa. En estos modelos no se coloca la rueda trasera ya que dispone de piñones para poner la cadena en el mismo rodillo.

Generalmente vienen con la cualidad de la interactividad para aportar un mayor realismo, pero además acarrean una reducción de ruido es considerable (la resistencia de los rodillos al estar tú pedaleando con la bicicleta suelen generar bastante ruido). Se consideran de última generación.

A favor

  • Es adecuado para todos los niveles.
  • No requiere un aprendizaje previo.
  • Se puede modificar la resistencia.

En contra

  • Puede producir aburrimiento o monotonía. Los interactivos o virtuales mejoran muchísimo la experiencia del pedaleo por lo que son más divertidos. Pero también son más caros.
  • El cuadro sufre mas al estar la bici sujeta por el eje trasero.
  • No valen todos los rodillos para todas las bicis. Depende del modelo de rodillo y de la medida de eje de la bici.

En mi caso, tengo una bici de spinning (la BH Spada) pero si me tuviera que decantar elegiría posiblemente un rodillo del estilo del bkool (interactivo). Han logrado reducir muchísimo el ruido y tienes la posibilidad de hacer el entreno más divertido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *